La psicología, ciencia que estudia la conducta, tiene mala fama. Eso es un hecho. La gente me dice que solo es cuestión de sentido común y de saber escuchar. Piensan que solo se trata de divanes y psicoanalistas en lo que es un claro ejemplo de la confusión reinante entre Psicología Clínica, Psicología y la psicología popular.

Como las fronteras de un pais extraño al otro lado del mundo, la gran mayoría de la gente no sabe donde están las fronteras, ni siquiera que las había. Por eso quiero empezar donde yo empecé, cuando aún me parecia a muchos de vosotros, en mis primeras semanas de carrera.

Por eso, en este primer post me quiero centrar un poco en porque es una ciencia.

Si algo sorprendió a muchos de mis compañeros de primer año del Grado de Psicología fueron 3 cosas:

– Que hubiera tanta estadística,

– Que nos metieran biología por un tubo y

– Que NO fuese una carrera de letras.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Hoy se cumplen 49 años desde el asesinato de Kitty Genovese. La joven, de 28 años, moría en Nueva York apuñalada en el portal de su casa a las 3:15 de la madrugada. Durante los 30 minutos que duró la agresión, nadie prestó ayuda. Cierto es que en contra de los exagerados artículos que publico el New York Times respecto a los 38 testigos que presenciaron o decidieron no prestar atención a la escena, ninguno de los testigos (12 según la policía) vio el ataque en su totalidad. Las llamadas que se realizaron no fueron debidamente priorizadas. Sólo al final, cuando el asesino se marchó dejando a Kitty moribunda en el suelo, uno de los testigos llamó a la policía para informar de lo sucedido. Kitty Genovese murió de camino al hospital.

Lee el resto de esta entrada »

Ya hemos entrado en la segunda semana del curso de E-learning and Digital Cultures, y la verdad es que me ha hecho pensar. Primero recordé un trabajo que tuve que hacer sobre el futuro de la escuela, en ella hablaba de lentillas de realidad aumentada (un paso más allá en mi opinión del proyect Glass de Google) en el que cualquier superficie, como por ejemplo paredes al estilo del vídeo de Cornig “A day made of glass”. Llenas de información, porque la infoxicación se vería como un fenómeno natural del mundo real en el que viven y la escuela sería un lugar para desarrollar conductas adaptativas. Describía un futuro que en lugar de libros o notebooks se pudieran usar gafas de realidad aumentada donde cualquier superficie fuera un lugar en el que escribir o pintar y el aula pudiera ser única para cada alumno con elementos comunes. Si, estoy hablando de un futuro utópico pero que a fin de cuentas no se diferencia de lo que pasa en la actualidad. Un ejemplo serían las plataformas Coursera, donde cada alumno tiene su entorno personal de trabajo y donde hay una zona común donde compartir información e ideas. Lo único que cambio es el portátil o la tableta, por nuevas superficies y tecnologías, mirando en el horizonte que señalan tecnologías como la mesa interactiva o el Holodeck de Microsoft Reasearch.

Lee el resto de esta entrada »

Atrapados en la ilusión están,
presos de su mente
en su mente sueñan
con la perdida libertad.

Olvidan que todo es mentira,
los barrotes, la autoridad,
las leyes, los jueces,
sólo su dolor es real.

Todos esclavos quedan,
por las ideas se dejan llevar.
Los torturadores tan presos,
como sus reos, de su identidad.

El baile de mascaras ha comenzado
y seis días de más ha durado.

De la prisión de Stanford han despertado,
unos felices se han abrazado,
otros insatisfechos
ven que su juego ha terminado.

En “El efecto Lucifer” el doctor Zimbardo relata su experimento, uno de los mas polémicos en el ámbito de la psicología, “La Prisión de Stanford”. En ella, dos grupos de estudiantes voluntarios con características similares les son dados roles distintos, por un lado los carceleros encargados de la seguridad de la prisión, el otro es el grupo de los reos. La idea era estudiar el comportamiento de las personas en entornos carcelarios, pero en esta ocasión todo transcurriría en una prisión de pega dentro de la propia universidad, en lugar de en una prisión real, de forma a tener un mayor control y capacidad de registro.

La duración del experimento debería haber sido de dos semanas… a los 6 días se interrumpió por los abusos que se estaban cometiendo. En solo 6 días los carceleros pasaron de ser estudiantes normales a torturadores, su cometido era mantener el orden en la prisión y terminaron hundiendo a más de un preso que tuvo que ser remplazado para que el experimento continuase.

Lo ironico de todo esto es como al final, todos terminaron siendo presos del papel que les había tocado interpretar, desde los reos hasta el alcaide (el propio Zimbardo) el cual llegó a temer por la seguridad de su prisión/experimento. Preocupado por un hipotético ataque a la prisión de uno de los reos liberado decidió trasladar a los presos la noche del ataque y esperar el a los atacantes… nadie apareció,  bueno si, un colega que queria preguntar como iba el experimento.

Nadie, se salvó de la ilusión. Miento, hubo unos pocos que lo resistieron, un guarda que no hizo nada en contra de los abusos y participó en ellos tan poco como pudo (lo que le granjeo una buena imagen frente a los presos) y dos, quizás tres, presos (que les dio una imagen de rebeldes a los ojos de los carceleros que decidieron darles una lección de “quien manda”).

El experimento es criticable en muchos aspectos, el metodológico me chirría muchísimo (¿Dónde queda la neutralidad si el director y el alcaide son la misma persona?), o con respecto a resultados que son… subjetivos.

De lo que no me cabe duda es que la moraleja es: Una mentira, si se cree, puede tener efectos muy reales sobre la gente.

Fuentes:

Zimbardo, P: (2007) The Lucifer Effect: Understanding How Good People Turn Into Evil Random House

http://en.wikipedia.org/wiki/Stanford_prison_experiment

 
Este es el juego de la silla,
sin balanza, sin justicia.
La letra hemos olvidado,
pero con el estribillo
nos hemos quedado.
 
Creyendo saber su significado
tiramos la moneda,
¡Que mas da!
El corazón despechado
decidirá.
Ilusos jugamos,
así lo aprendimos
así lo enseñamos.
 
Un dia me paré a pensar, 
¿Cual será la letra de este cantar?
Cavé por la Historia, 
¡que historia!, ¡que letra!
Era poesia.
¿Por que es hoy tan distinta?
 
Está ajada por el tiempo, 
herida por la avaricia.
Por que somos hombres,
por tener defectos.
Por que soy una oveja
que al balar,
empieza a desafinar.
 
 
 

Desde luego, si Fausto hubiera tenido Twitter, no habría terminado como terminó… fulminado justo antes de que se cumpliera el pacto… o al menos habría podido informar al mundo entero en tiempo real de sus problemas y algún periódico habría publicado en primera plana al día siguiente: “Genio muere a manos de sus creencias” (espera… ¡¡Este titular me suena mucho!!).

Fausto se habría ahorrado un montón de disgustos de haber tenido twitter, seguramente habría podido expresar sus dudas a una colmena de entes pensantes interconectados por 140 caracteres donde, quizas, hubiera encontrado la respuestas que buscaba. Hoy voy a hablar de como ha sido y es mi experiencia en esta red social…

El 18 de Septiembre de 2010 empecé a usar twitter. No recuerdo si alguien me engañó o fue por decision propia pero empecé a usar esa red social. Al principio, no tenia mucho que contar:

Lee el resto de esta entrada »

“Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.”

Arthur C. Clarke (1917-2008)

Personalmente creo que esta frase esta íntimamente relacionada con la obra que escribió Goethe 167 años antes, Fausto. Para ser sincero, si llegaste a este Blog esperando encontrar arcanos secretos que te permitan contactar con algún ente sobrenatural, realizar magia o algo por el estilo… lo siento; superé esa etapa hace unos años. Supongo que en ese sentido fuí como Fausto, viendo que el conocimiento que tenía no me aportaba las respuestas que buscaba, decidí volverme hacia el mundo “mágico” donde encontré un interesante camino que me llevó al punto donde estoy ahora.

Lee el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: